Pizza vegana de tofu y pesto

In Recetasby Aroa FernándezLeave a Comment

Receta para seis personas.

 Ingredientes para la masa:

  • 1kg de harina integral
  • ½ litro de agua templada
  • 25 gr de sal
  • 50ml de aceite de oliva (puedes utilizar aceite vegetal de coco, sésamo…)
  • 25gr de levadura fresca
  • Hierbas (las podemos añadir a la masa si queremos)

 Ingredientes para la cobertura:

  • Tomate natural a rodajas
  • Tofu blando
  • Champiñones
  • Pesto

Elaboración de la masa:

En un bol grande introducimos  la harina integral.

Con una cuchara hacemos un hoyo en el centro de la harina y echamos la levadura disuelta en el agua templada.

Con una cuchara de madera movemos  desde el centro hacia afuera y vamos mezclando lentamente.

Añadimos el aceite  y la sal y seguimos removiendo hasta que se vaya formando una masa que no se pegue mucho y sea más o menos firme.

Preparamos la zona donde vamos a amasar y empezamos a trabajar la masa con las manos, añadiendo algo de harina hasta que deje de pegarse. Debemos amasar unos 10 minutos estirando la masa sin parar y luego haciéndola otra vez una bola.

Cogemos el anterior bol y lo enharinamos e introducimos la  masa en él en forma de bola. Tapamos el bol con un trapo de algodón durante unos 45 minutos- 1 hora. Para saber el tiempo que se debe dejar levar la masa, apretamos con un dedo y si  la masa vuelve a su posición original estará lista para preparar.

Una vez tengamos la masa preparada pasados esos 45 minutos, la partimos en dos y estiramos cada porción hasta dejarlas bien finas y con la forma que más nos guste.

Ponemos una capa de tomate encima de cada una de ellas y espolvoreamos el tofu que anteriormente habremos desmigado junto con los champiñones laminados y la ponemos en el horno unos 25 minutos a 180gr hasta que veamos que la masa está hecha.

Sacamos las pizzas y las regamos con el pesto sin dejarlas aceitosas.

Nutrición orgánica

El tofu es una magnífica fuente de proteínas vegetales y contiene los 10 aminoácidos esenciales. No tiene colesterol y ayuda a reducir los niveles presentes en la sangre, por lo que está indicado para la circulación sanguínea. Contiene lecitina, que es también buena para el colesterol. Es un alimento más digestivo que otros alimentos ricos en proteínas como la carne, los huevos o la leche. Es, además, rico en vitamina B y participa en la producción de serotonina.

Por su parte, la harina integral (de trigo, que es la más común, aunque la hay de todo tipo de cereales) contiene hierro, calcio, vitaminas y fibra, así como la proteína adicional, gracias al salvado. Deberemos observar que esta sea realmente integral; es decir, que no sea harina blanca con salvado añadido, sino que el grano no se haya partido y contenga su salvado naturalmente.

Nutrición emocional

La tristeza es la emoción naturalmente asociada al otoño, cuando la luz empieza a declinar; y según la Medicina Tradicional China se relaciona con el elemento Metal y los órganos de los pulmones y el intestino grueso. La vitamina B del tofu lo hace especialmente indicado para equilibrar la tristeza, al producir serotonina. También los cereales integrales contienen altos niveles de vitamina B. Además contienen litio, una sustancia que ayuda a regular el sistema nervioso y el ánimo, y calcio y fósforo. Estos tres componentes nos ayudarán a regular la emoción del miedo, propia del invierno, de los órganos de los riñones y la vejiga y de la energía del Agua, por lo que nos ayudará a sobrellevar el estrés (convirtiendo el estrés negativo, distrés, en positivo).

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.