Paté de remolacha

In Recetasby Aroa FernándezLeave a Comment

Ingredientes:
300gr de remolacha cocida
1 manojo de albahaca
1 diente de ajo
200gr de yogur vegetal
3 cucharadas de limón
1 cucharada de cilantro fresco picado
1 cucharada grande de tahine
Una pizca de pimienta negra molida
2 cucharadas colmadas de aceite
Sal

Elaboración:
Cortamos la remolacha en cuadraditos y la ponemos en un vaso de batidora, añadimos el diente de ajo, el limón, el tahine, la pimienta negra, la sal y el aceite. Batimos bien hasta conseguir un paté homogéneo.
Lavamos y escurrimos la albahaca  y el cilantro y los picamos muy finitos. Lo mezclamos todo con el yogur y añadimos la remolacha. Mezclamos bien y metemos en la nevera hasta que lo vayamos a comer. Podemos tener este paté un par de días en la nevera y comerlo junto con unas rebanadas de pan o con unos palitos de zanahoria. Este paté es delicioso y además aporta grandes beneficios a nuestro organismo.

Nutrición orgánica:

¿Sabías que la remolacha es una proteína completa (contiene todos los aminoácidos esenciales en buenas proporciones)? La remolacha contiene BETANINA que le confiere su color además de propiedades antioxidantes. Contiene Hierro y Magnesio y es un potente anticancerígeno al contener FLAVONOIDES.

¿Qué son los flavonoides?
Su nombre deriva del latín flavus, amarillo, y comprende un amplio grupo de pigmentos fenólicos que incluye antocianinas, antoxantinas, isoflavonas y taninos, muchos de ellos considerados fitoquímicos importantes para la salud y designados como bioflavonoides. Las antocianinas (del griego anthos, flor, y kyanos, azul), como la delfinidina, pelargonidina, peonidina y quercetina, son hidrosolubles y responsables del rojo, anaranjado, azul y púrpura de manzanas, fresas, uvas, ciruelas, cebollas moradas, ajos y ciertas flores. Cambian de color con los cambios de pH, lo que provoca alteraciones según las fases del proceso de maduración. En la cocina se puede observar cómo las fresas se hacen moradas al añadirles yogur o cómo la acción del agua alcalina (aguas duras o la adición de bicarbonato) vuelve azul a la col roja, lo cual se puede evitar añadiendo al agua un poco de ácido como jugo de limón o vinagre. Hay que tener en cuenta que el pH puede aumentar ligeramente a lo largo del proceso de calentamiento, pues se van evaporando los ácidos presentes en la cocción.

Nutrición emocional:

El Borch se suele tomar en invierno, donde rigen los órganos riñón y vejiga y cuya emoción es el miedo. Si necesitamos centrar nuestra energía, calmar el corazón y sentirnos seguros y a salvo esta receta es ideal por su contenido en remolacha, un tubérculo que nos aporta la estabilidad de la tierra, una estructura firme y compacta, círculos concéntricos al cortarla, ideales para recordarnos que no perdamos el centro.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.