Leche de avellanas

In Recetasby Aroa FernándezLeave a Comment

Esta leche de avellanas como casi todas las recetas que cuelgo es muy sencilla y el resultado es verdaderamente delicioso. Además, con lo que sobra podemos hacer «nocilla», así que todo son ventajas!

Ingredientes:

  • 8o gramos de avellanas
  • 1 pizca de canela
  • 1 pizca de sal
  • 1 litro de agua

Preparación:

Ponemos un litro de agua en el recipiente de Chufamix e insertamos el vaso filtrante. Introducimos en el vaso filtrante todos los ingredientes. Batimos unos minutos hasta que veamos que las avellanas son una pasta y dejamos reposar 10 minutos para que se asiente la leche. Extraemos el vaso filtrante y con la ayuda del mortero presionamos para sacar las últimas gotas de leche. Guardamos la leche en la nevera. Nos durará de 3 a 5 días. Con la pulpa de la avellana podemos hacer “nocilla”.

Para los que no tenéis chufamix (os la recomiendo ya que se amortiza en poco tiempo y ahorra mucho trabajo) podéis hacer cualquier leche con un vaso de batidora, una batidora y un colador de tela o gasa de algodón. Pondríamos los ingredientes en el vaso de batidora y lo batiríamos bien unos minutos. Después lo pasaríamos por el colador con un recipiente debajo que recogiera la leche y con las manos «ordeñaremos» el colador para sacar todo el jugo. De esta forma obtendríamos el mismo resultado pero algo más trabajoso.

Sea con chufamix o con colador os animo a practicar y hacer vuestras leches en casa, solamente necesitamos unos minutos de tiempo y tendremos grandes beneficios, es sabores y en el precio, es un gran ahorro.

Nutrición orgánica

Las avellanas son un fruto seco que destaca por su contenido en vitamina E (potente antioxidante), ácidos grasos monoinsaturados (no produce colesterol), ácidos grasos poliinsaturados, magnesio (mejora nuestros huesos y neuronas), fibra, calcio (favorece la adecuada coagulación de la sangre), vitamina B, vitamina B6, potasio, vitamina B9, fósforo, hierro, zinc, hidratos de carbono y proteínas. Así que yo no dudaría ni un segundo en ir corriendo a mi puesto favorito de frutos secos y meter en mi carro de la compra unas buenas avellanas (eso sí, tendremos que esperar a octubre que es la temporada de las avellanas y cuando más ricas están, aunque las podemos encontrar el resto del año en algunos sitios).

Nutrición emocional

La avellana es rica en magnesio, un mineral que favorece la relajación y que se pierde en situaciones de estrés prolongado. La avellana, al igual que el resto de frutos secos, es un alimento muy concentrado, por lo que lo tomaremos preferentemente en otoño e invierno, cuando el cuerpo nos demanda alimentos más cálidos.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.