Espaguetis de calabacín con salsa Alfredo

In Recetas by Aroa FernándezLeave a Comment

Ingredientes:

  • 1 calabacín mediano por persona
  • Almendras laminadas

Ingredientes de la salsa Alfredo:

  • Aceite de oliva
  • ½ cucharada de ajo deshidratado
  • Una cucharada de nuez moscada
  • El zumo de un limón
  • 2 cucharadas soperas de levadura de cerveza
  • 50gr de anacardos remojados
  • 1 cucharada de semillas de cáñamo
  • 10gr de piñones
  • Una pizca de pimienta
  • Una pizca de sal

Elaboración:

Lo ideal para esta receta es tener una máquina que se llama spirelli, con ella podemos hacer espaguetis, tallarines o fideos de casi cualquier vegetal. Cortamos los extremos del calabacín. Una vez hecho esto podemos hacer los espaguetis en la máquina colocando el calabacín en posición horizontal y accionado la manivela manual.

Si no tenemos máquina podemos cortar el calabacín con una mandolina y luego por la mitad y en vez de hacer espaguetis que sean medias lunas.

Una vez los tengamos preparados podemos hacer dos cosas: o acompañarlos directamente con la salsa, o ponerlos en sal un rato para que pierdan el agua. Si hacemos esto último luego tendremos que escurrirlos, lavarlos y ya están listos para añadir la salsa y comer. Os aconsejo que los pongáis en sal para que se ablanden, queda una textura similar a la pasta cocida. Una vez tenemos el calabacín a nuestro gusto añadimos la salsa Alfredo y las almendras laminadas por encima.

Si nos apetece comer los espaguetis calientes antes de ponerles la salsa los doramos unos segundos en la sartén con unos ajos laminados, quedan espectaculares.

Elaboración de la salsa:

La salsa Alfredo es originaria de Roma y se trata de una mezcla de mantequilla, queso parmesano y crema de nata espesa, pimienta y sal. Por supuesto esta es una versión vegana y podemos decir que no tiene nada que restarle a la original.

Ponemos todos los ingredientes en una batidora y batimos bien hasta obtener una pasta ligera sin grumos y la reservamos para mezclar con las verduras.

¿Sabías qué…?

Unido a ese especial y delicioso sabor y olor que aporta la nuez moscada a nuestros platos, tiene propiedades estimulantes a nivel de sistema nervioso central lo que nos ayuda a liberarnos de ansiedad y estrés. Es facilitadora del sueño y contiene una enzima que ayuda al mantenimiento de la piel joven y firme durante más tiempo. Se ha demostrado que es también antibacteriana a nivel dental (forma parte de la composición de algunas cremas dentales), elimina las bacterias responsables de la halitosis y las caries y tiene acción sedante, lo que puede resultar muy beneficioso ante un dolor de muelas. Es uno de los afrodisíacos más potentes que encontramos en la naturaleza.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.