Ensalada tibia de raíces y tubérculos con salsa de ajo negro

In Recetasby Aroa FernándezLeave a Comment

Ingredientes:
1 trozo de calabaza cacahuete
1 zanahoria
1 boniato
2 chirivías grandes
1 hinojo
3 cucharadas generosas de aceite
1 puñado de orégano
Un pizca de pimienta blanca
El zumo de un limón

Ingredientes para la salsa:
6 dientes de ajo negro
Una pizca de sal
2 cucharadas de aceite
1 cucharada de zumo de limón
2 cucharadas de yogur de cabra o de soja
1 pizca de jengibre molido
1 pizca de cardamomo molido
1 pizca de clavo molido

Elaboración de la salsa:
Se ponen todos los ingredientes en un vaso de batidora y se tritura bien hasta obtener una salsa homogénea. La traspasamos a un cuenco y añadimos 2 cucharadas más de yogur, mezclamos bien y dejamos en el frigorífico hasta que vayamos a utilizarla.

Elaboración:
Precalentamos el horno a 240º.
Lavamos bien todas las verduras y las cortamos en bastoncillos más o menos del mismo tamaño. El hinojo lo cortamos de forma longitudinal más o menos de 1cm de grosor.
Por otro lado en un vaso de batidora ponemos el aceite, el orégano, la pimienta blanca y el zumo de limón y batimos bien unos minutos. Reservamos.
Colocamos en una bandeja las verduras y las rociamos con la salsa que hemos reservado. Comprobamos que estén bien untadas y tapamos con papel de horno como si hiciésemos un papillote.
Metemos en el horno unos 35-40 minutos dándoles la vuelta y comprobando que se van dorando. Hay que darles la vuelta un par de veces para que todas se doren y queden crujientes.
Una vez estén cocidas las sacamos, las colocamos en una fuente, dejamos que se tibien y servimos con la salsa de ajo negro que tenemos en la nevera.
Esta es una ensalada a la que vale la pena dedicar nuestro tiempo, nos calentará, nos aportará fuerza y subirá nuestras defensas.

Nutrición orgánica:

Si eres diabético o conoces a quién sufra de esta patología, recomiéndale que consuma ajo negro, ya que ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre.
Además, ayuda a potenciar nuestras defensas y también a regular la presión arterial.
Es un antioxidante mucho más potente que la vitamina E. Limpia nuestros riñones y protege de la calcificación de nuestras arterias.

Nutrición emocional:

Los tubérculos son alimentos que ayudan a centrar a las personas que son muy «aire», en momentos de pensamientos repetitivos, esos días en los que parece que estamos en bucle o tenemos sensación de ansiedad.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.