Brownie crudivegano

In Recetasby Aroa FernándezLeave a Comment

Lo has leído bien, BROWNIE CRUDIVEGANO, sí, señor. Este postre es apto para todos los públicos (menos para los alérgicos a los frutos secos), y además de que lo tienes preparado en 10 minutos y te dura en la nevera 4 días, es absolutamente delicioso. También, como me decía una de mis alumnas (gracias Mercedes por tu divertida presencia), es una barrita energética para los deportistas (su marido dio fe).

Ingredientes:
7 Dátiles gordotes
100gr de nueces crudas
20gr de almendras crudos
20gr de pistachos crudos
¼ de cucharadita de canela
Una pizca de clavo
Cacao en polvo (más o menos 4 cucharadas soperas pero tenemos que ir viendo cual es la textura que deseamos)

Elaboración:
Este brownie crudivegano está realmente bueno y es muy sencillo de realizar. Eso sí, al principio es un poco pegajoso y las medidas dependen de algunos factores, como la carne de los dátiles o si el cacao muy fino.
Lo primero es que los dátiles tienen que ser de buena calidad, carnosos y dulces, a poder ser ecológicos. Los deshuesamos y los ponemos en una picadora de batidora junto con una cucharada de agua y la pizca de sal. Picamos hasta que tengamos una crema homogénea que se parecerá al caramelo. Esta crema la podemos poner en un recipiente de cristal.
Limpiamos la picadora, la secamos bien e introducimos los frutos secos dentro. Picamos hasta conseguir una harina semi-fina. Una vez la tengamos la añadimos al recipiente de cristal junto con la crema de dátil y las especias.
Movemos bien y veremos que se va formando una masa algo pegajosa, es el momento de poner el cacao en polvo, añadiremos tanto cacao como sea necesario hasta que veamos que la masa ya no se nos pega a las manos y que podemos formar pequeñas porciones de brownie.
Este postre es un regalo que encandilará a todo el que lo pruebe.

Nutrición orgánica

Los frutos secos son ricos en hidratos de carbono de absorción lenta (indicados para diabéticos), por lo que resultan especialmente beneficiosos cuando realizamos actividad física. Por ello, si hacemos vida sedentaria debemos consumirlos en moderación.

Son ricos en calcio, pero se trata de un calcio menos asimilable que el de las algas; nos aprovecharemos de él, pero no en tan gran medida como las tablas nutricionales nos hacen pensar.

Los dátiles tienen un alto valor energético y prolongan la sensación de saciedad; las almendras contienen más proteínas que los demás frutos secos y ayudan a la construcción de masa muscular; las nueces son provechosas para el cerebro, pues sus grasas ayudan a la construcción de las neuronas; los pistachos ayudan a regular el azúcar en sangre y contienen mucho fósforo, lo que hace que su calcio sea más biodisponible.

Nutrición emocional

Los frutos secos son ricos en vitamina B y ácidos grasos omega 3, ambas sustancias excelentes productoras de serotonina, que nos ayudará a sobrellevar la tristeza de forma sana y adaptativa. Por lo tanto, esta receta es una buena alternativa a los azúcares refinados.

Los frutos secos son alimentos de energía muy concentrada, por lo que la mejor época para consumirlos es el otoño y el invierno, cuando necesitamos mayores aportes de calor interno para nuestro organismo.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.